Follow by Email

24.5.17

La muerte tenía un precio

La reciente y merecida condena a muerte a la que ha sido condenado el catalán Artur Segarra Princep, nos trae a la memoria la serie de españoles que siguen difrutando de forma obligada de la hospitalidad siamesa. Vamos a hacer un repaso de los connacionales que se encuenran en dicha situación.

La más "célebre" es María Nieves García Alcaraz  de 59 años y originaria del pueblo de Torraba, tuvo la ocurrencia de transportar metanfetaminas desde África a Asia, y la pillaron en el aeropuerto de Bangkok.

 
Sin embargo, no es la única encarcelada por cuestión de estupefacientes. Hay un par de chavales más, y no tan chavales que se pasan unos años en el País de la Sonrisa con todos los gastos pagados.  Recuerdo hace un año, un par de chiquillas malcriadas fueron detenidas y encarceladas por robar productos cosméticos en el Duty Free del aeropuerto, algo más frecuente de lo que imaginamos. Es que nuestros connacionales son MUUUU TONTOS.

Camboya también tiene su historia de presos españoles. Se conoció el país por ser donde Artur Segarra fue capturado y donde Angelina Jolie se hace los tatuajes. En una de sus cárceles, que están al nivel de las Tailandesas, encontramos a un español envuelto en la muerte de un británico que era adicto a la heroína y que un día se pasó. El problema es que el español era amigo y compartía habitación con el fiambre y con todo eso como prueba, lo acusaron de asesinto.
 

La lista no es tan larga commo la de otras nacionalidades, pero hsta finales de los 90 eran legión, hasta que el Rey quiso hacer un favor y repatrió de golpe a 33 españoles a cambio de unos cuantos asiáticos, Un avión fletado para la ocasión los trajo a Madrid para que cumplieran teóricamente el resto de su condena.
¿Quién no se acuerda de Yolanda Ming? Mujer de apellido chino pero originari de Cataluña. La lucha desenfrenad de su padre dio sus frutos y tras cinco años regresó a España.
 

Por regla general, el 90 % d los condenados extranjeros lo son por asuntos relacionados con las dogas, aquí, si tienes, traficas, el invento buenrrollista de "para consumo propio", no cuela por estos lares.

Siempre hay y habrá españoles en el sistema penitenciario tailandés. Lo que me asombra es que cuando salen, son recibidos commo héroes en lugar de delincuentes que es lo que son.





No hay comentarios: