Follow by Email

27.9.13

Casarse con una thai

 

T'has casao, l'has cagao. Esto es lo que piensan muchos hombres occidentales tras haber pasado por el altar junto a una mujer tailandesa.


Están apareciendo en prensa últimamente noticias que han hecho saltar la alarma. Los indigentes occidentales que pululan por las calles tailandesas va en aumento. Muchos de ellos tienen un punto en común: estuvieron casados con una tailandesa.




[caption id="" align="aligncenter" width="450" caption="La fama de las bodas con tailandesas traspasa fronteras"]boda con tailandesa boda tailandesa rumbo tailandia sinsod familia novia tailandia información casarse[/caption]

No quiero que este texto parezca un alegato misógino, es igualmente aplicable a la fémina occidental que opta por pasar el resto de su vida con un hombre tailandés, incluso puede ser peor por el añadido machista que introducimos en la ecuación.


También es cierto que en muchos casos, los matrimonios mixtos tienen éxito, en gran medida porque las thais tienen el aguante que tenían nuestras madres, por la cuenta que les trae, sobre todo si se encuentran viviendo en el extranjero. En el caso de estar viviendo en territorio tailandés, la suerte del marido farang es más incierta.




Recuerdo, así a bote pronto, el caso de un marine estadounidense que había conocido a una bella y frágil damisela siamesa. El hombre sucumbió a sus encantos, se casaron y engendraron una preciosa criatura. Todo esto me lo contaba el hombre sentado al otro lado de mi mesa en la comisaría. La tailandesa utilizaba a la hija que tenían en común como elemento de chantaje. El hombre tenía en sus manos un supuesto acuerdo que habían formado ante un juez, por el cual tras la cesión de bienes y dinero, tendría derecho de ver a su hija, a pesar de lo cual ésta se negaba. Los documentos que tenía, escritos en thai, no tenían ningún valor, eran parte de la estratagema para sacarle hasta la última gota a este pobre padre. En este tipo de pleitos, las posibilidades de ganar son proporcionales a la diferencia entre tu cuenta corriente y la de tu expartenaire, y no siempre es así si entra en juego el factor nacionalista que determina que un thai tiene razón porque es thai.




En fechas recientes, el periódico nacional en lengua inglesa, Bangkok Post publicaba un par de artículos sobre estos indigentes que podemos encontrar por las zonas más céntricas de Bangkok o en la playa de Pattaya, por ejemplo. Muchos de ellos habían creído en la bondad y desinterés de sus respectivas parejas, pero se equivocaron. Algunos incluso hicieron redactar acuerdos prematrimoniales que en un país donde eres el extranjeros, quedan en papel mojado. Los más incautos ponen sus propiedades directamente a nombre de sus novias de turno, y no quiero ser maldiciente pero se lo merecían.


Siempre me he preguntado por qué muchos hombres extranjeros hacen en Tailandia lo que no harían en su país. Muchos se casan con prostitutas, cosa que no harían en España, muchos ponen cualquier cosa pagada por ellos a nombre de su pareja, cosa que no harían en España, muchos envían importantes cantidades de dinero a sus “novias”, cosa que no harían en España. ¿Qué pasa en Tailandia? ¿Sufren alguna especie de síndrome de Estocolmo, vertiente siamesa, que les nubla la razón?




[caption id="" align="aligncenter" width="450" caption="Sylvester estuvo casado con una thai. PHOTO: TUNYA SUKPANICH BKK Post"]farang playa boda thai casarse rumbo tailandia destino casarse PHOTO: TUNYA SUKPANICH  Bangkok Post[/caption]

 

 

Si no quieres acabar como éstos, usa bien la cabeza antes de casarte y no te dejes guiar por tus impresiones o la amabilidad que derrochan con tu persona.




Veamos un caso práctico denunciado el 16 de septiembre 2013 en Phuket. Konstantinos Vardas, un ciudadano griego de 56 años, tuvo la genial idea de comprar una vivienda en Tailandia y ponerla a nombre de su “novia”. A su vuelta de un viaje por su país de origen, se encontró con que no podía entrar en casa y además le habían desaparecido dos millones de bahts de una cuenta conjunta. No quiero decir que se lo merecía por bobo, pero lo digo. Sobra decir que las autoridades no van a hacer nada, por dos motivos. Uno: el hombre puso la propiedad y la cuenta voluntariamente a nombre de la sacacuartos, Dos: la mujer es tailandesa y él es extranjero. Así de simple.


 




[caption id="" align="aligncenter" width="450" caption="La casa que ya no es del griego"]Phuket griego echado de casa rumbo tailandia destino thai casarse divercio[/caption]

 



Éste es uno más de los casos que vienen a engrosar las filas de los hombres blancos esquilmados por sus “novias” tailandesas, porque no nos engañemos, no existe el país de las mujeres fantásticas. Algunos, en su desconocimiento, lo sitúan en Tailandia, muy a menudo tras un fracaso sentimental en su país de origen. El exotismo juega un abaza importante en todo este asunto. El hecho de que la moza en cuestión se llame Saisunee en lugar de María José, pues la hace más interesante, que hable un idioma que desconocemos y que además suena melódico hace que tengamos la sensación de oír a los ángeles hablar. ไอเหี้ยฉันไม่รักเธอ suena más bonito que¡Que no te quiero, cabrón! a pesar de que significan lo mismo. De ahí que muchas tailandesas descartan de entrada a cualquier sujeto que entienda y hable su idioma, no sólo porque entenderá cada una de sus palabras, sino porque se presupone que si entiende el idioma, también tiene cierta experiencia en su modus operandi con el extranjero.




Un ejemplo del profundo enraizamiento de la obligada explotación del hombre (preferentemente extranjero) es el sinsod. Viene a ser el equivalente a la dote, pero al revés y destinado a la familia de la contrayente, no a la pareja que inicia un nuevo rumbo en su vida. Respeto profundamente las tradiciones de cualquier pueblo, sin embargo, me llama la atención que en matrimonios mixtos no se apliquen tradiciones mixtas. En mi cultura y según mi tradición, la mujer es la que aporta una dote. Si queremos quedar en tablas, que nadie aporte nada.


 




[caption id="" align="aligncenter" width="450" caption="La parte más romántica de la boda: el "Sinsod""]sinsod dote boda tailandesa thai baht rumbo tailandia destino  novia casarse thai[/caption]

 

Frecuentemente, las tailandesas, con el fin de suavizar tan bárbara costumbre (parece una compra) aducen que es algo simbólico y que hay que hacerlo para contentar a los más ancianos de la familia. De acuerdo, me parece muy bien que se quiera complacer a los venerables ascendientes. A una pareja que tuve, le planteé que dado que se trataba de algo simbólico, proponía que el dinero en metálico que hay que aportar en la ceremonia (acto de compra/venta) fueran fotocopias en color de un mismo billete de 1000 bahts. No. Se lo tomó como una ofensa y al final tuvo que ir a pescar a otro que no tuviera ideas tan peregrinas como las mías, algún amante de las tradiciones tailandesas hasta la médula.




Muchos me dirán que no fue su caso, y les doy la enhorabuena. Otros me dirán que el dinero le fue devuelto en su integridad (o casi), y la mayoría se callarán por vergüenza. Por supuesto que existen tailandesas que entienden que si se quieren beneficiar de un matrimonio con un extranjero, deben renunciar a algunas cosas, entre ellas esta costumbre que las deja al nivel del ganado que circula por sus campos. De hecho, conozco diversos matrimonios mixtos que funcionan a la perfección y curiosamente en ninguno se produjo la operación comercial.


 




[caption id="" align="aligncenter" width="450" caption="La nueva casa para el recien divorciado en pleno centro de Bangkok PHOTO: APICHIT JINAKUL Bangkok Post"]casarse tailandia rumbo destino divorciarse thai boda tailandesa[/caption]



Alguien pensará que alguna ventaja tiene que reportar el estar casado con una súbdita tailandesa. Pues no. Es pecar de ingenuo suponer que al contraer matrimonio se adquiere algún derecho en el reino de la sonrisa, en cualquier caso se adquieren obligaciones, pero derecho ninguno. Ella sí adquiere derechos, desde la fácil visita a España a la posibilidad de adquirir la nacionalidad.




El que se case con una tailandesa lo hace bajo su entera responsabilidad y se atiene a las consecuencias sin posibilidad de reclamación. Y si surge algún problema que se queje al maestro armero.