Follow by Email

16.1.10

El timo de las guías de viaje

Una cosa es equivocarse, y otra muy distinta es engañar.

Recuerdo que hace algo más de un año en Francia, saltó a los medios de comunicación una polémica respecto a las guías de viaje, y más en concreto a la colección de las renombradas guías “Le guide du routard”, conocida en España como “La Guía del Trotamundos” en su tiempo, y ahora como “Guías Azules”, editadas por Gaesa.

Por cierto, sutiles son los trucos de las editoriales para vendernos dos veces lo mismo. Basta con cambiar de título. Por otra parte, y hablando en concreto de la Guía Azul relativa a Camboya, en unas páginas web aparece como escrita por autores varios, en otras como escrita por Aline Fayet (obviamente un nombre francés). En la página de la FNAC francesa esta persona no aparece como autora de este libro. ¿A qué juegan? ¿Es Aline Fayet autora del escrito? Hecho este paréntesis vayamos a lo que realmente interesa.

Como iba diciendo en relación a las manipulaciones editoriales, la polémica surgió por un simple “detalle sin importancia”: el autor de una guía sobre un país sudamericano nunca había puesto allí un pie. Eso sí, nos recomendaba diversos hoteles, restaurantes, y lugares de diversión, sin ruborizarse un ápice por no haberlos visto ni en fotografía. Hay que rebosar de desfachatez para escribir un volumen entero sobre algo que desconoces, y más desfachatez para publicarlo sabiendo que estás engañando a tus clientes, esto va por los señores responsables de la editorial “Hachette” cómplice, si no inductora de la fechoría.

Vayamos al caso que me ha llevado a escribir el presente artículo. El pasado mes de diciembre, la revista francófona GAVROCHE, que se edita en Tailandia y se distribuye por todo el sudeste asiático, volvía a hacer sonar la alarma sobre los engaños y mentiras que edición tras edición gusta de publicar la mencionada editorial, y más en concreto en el volumen dedicado a Camboya.

Centrémonos en los ejemplos más evidentes. Según la publicación, el pub “Heart of Darkness” es: “El mejor disco-pub de la ciudad, lugar de encuentro de la juventud camboyana, y una buena mezcla de estudiantes camboyanos y expatriados. Un concepto adecuado que no desmerece”. La REALIDAD: una cueva de zorras en busca de presa, y un lugar de caza para los depredadores. Ni estudiantes, ni expatriados inocentes en busca de una relación con inocentes estudiantes. Quien lo escribió, o bien se quedó en la puerta 10 minutos, o simplemente no ha pisado el lugar.
En mi última incursión en dicho local, hace menos de un mes, tuve la “privilegiada” ocasión, de hacerle una profunda inspección ginecológica, con extracción de flujo vaginal incluida, a dos voluntarias en la misma barra del local, obviamente con cierto disimulo, y posterior higienización en el lugar pertinente y con los productos adecuados.
En todo caso, me quedó claro que no era el pulcro “pub” con gente “decente”que nos quiere vender la guía. TODOS los que nos paseamos por Phnom Penh, con cierta regularidad, sabemos que dicho establecimiento es donde se pueden encontrar las putas “freelance” de última hora. ¿Para qué nos lo vende la guía como un local de juventud y gente decente? ¡Si los que vamos allí somos todos unos degenerados! Y el que no lo es, es porque no sabe dónde se ha metido; y todo es cuestión de tiempo …

Más ejemplos. “Se puede encontrar vino francés en Phnom Penh y Siem Reap, pero el vino australiano es menos caro”. MENTIRA. Y gorda. Menudos impostores. Los vinos franceses se pueden encontrar en numerosas localidades del país. Y cualquiera puede comprobar que existen vinos australianos más caros que los franceses.

No se vayan todavía, aún hay más, como decía Superratón. “La carretera entre Poipet y Siem Reap, cuenta en su mayoría con tramos sin asfaltar”. MENTIRA. Desde hace ya un buen tiempo (enero 2009), dicha carretera cuenta con dos vías, obviamente bien asfaltadas.

En caso de urgencia médica, no se les ocurra hacer caso a la “prestigiosa” guía, más que nada porque les va a enviar a un hospital que no existe ya, y a unas imaginarias habitaciones VIP para turistas. NO. Esto existe sólo en la imaginación de quien escribió el libro. Tampoco hay que buscar la farmacia Kanya, cerrada desde 2007 por el deceso de su propietaria.

La guía se olvida, lógicamente, mencionar la apertura de los locales comerciales más modernos, y una infinidad de detalles que resultan fundamentales para el que se gasta más de 20 euros en una publicación que cree fiable. PUES NO.

No quiero decir con ello que TODAS las guías de viaje sean iguales, sin embargo estos hechos me han puesto la mosca tras la oreja. Lo cierto es que desde hace ya unos años, organizo mis viajes buscando en los foros o páginas especializadas de internet como VIRTUALTOURISTTRAVELADVISER donde los verdaderos protagonistas nos cuentan sus experiencias. No quiero con este artículo tirar tierra sobre las guías. Sólo quiero que sirva como toque de atención a sus responsables. Y deseo que los lectores no desdeñen estas publicaciones, que nos han servido durante muchos años (máxime cuando no existía internet), y las aprovechen como complemento en sus travesías a lo largo y ancho de nuestro planeta. Pero si encuentran muchas inexactitudes, sería conveniente que reclamaran a la editorial, porque nos encontramos con un fraude en toda regla.